Estudiantes de segundo año.

Mi esposo y yo comenzamos a venir a Zihuatanejo hace 4 años. Fuimos animados para hacer trabajo voluntario para el Sailfest y amamos cada minuto. Aunque nuestro puesto era pequeño, podíamos ver el beneficio a la comunidad y en especial a los niños que atiende. Ese primer año descubrimos que el Sailfest era solo una parte de una asociación caritativa más grande. Estuvimos leyendo sobre esto antes de nuestra primera visita y trajimos maletas con zapatos, ropa interior y útiles escolares. Nos sentimos conectados con los niños y con la comunidad inmediatamente. En nuestro segundo año visitamos una de las escuelas mejor atendidas y quedamos impresionados de ver el Amor y la gratitud que los niños nos mostraban.

Ahora, en nuestro cuarto año, estamos involucrados en el Sailfest y hemos apadrinado a 2 niños maravillosos de la misma familia. Estamos bendecidos de tenerlos en nuestras vidas. Ele y José (padres de los niños que apadrinamos) han sido muy generosos de permitirnos conocer a sus niños y nos sentimos muy emocionados de poder hacer algo significativo para ellos. El Amor, la gratitud y la alegría que fluye entre las familias es increíble! Nuestros hijos vendrán con nosotros por primera vez el año próximo para conocer a nuestros niños apadrinados. ¡Estamos muy emocionados!

Estamos también muy entusiasmados con el trabajo de Por los Niños por lo que hemos hecho de esta asociación nuestra asociación favorita a través de nuestros negocios en Canadá y les estamos contando a nuestros clientes sobre esta maravillosa organización y el trabajo que realizan No es solo una cuestión de dinero, sino de transformar vidas a través de relaciones, conexiones y un cuidado global, lo cuál tiene el poder de cambiar al mundo con un niño a la vez. Gracias a toda la gente que enriquece esta experiencia para nosotros!

Bob e Yvonne Thompson
Pender Island British Columbia, Canada